• Irlanda dice “sí” en el referéndum sobre la reforma del aborto, según los sondeos

    EFE El país votaba este jueves pasar a de una ley de aborto de supuestos a otra de plazos.Irlanda ha aceptado reformar la Constitución para liberalizar la legislación vigente, una de las más restrictivas y controvertidas de Europa, en el referéndum sobre el aborto celebrado este jueves, en la que la alta participación ha resultado clave para la rotunda victoria del "sí", según los sondeos.Aunque el recuento oficial comienza este sábado por la mañana, dos encuestas efectuadas a pide de urna por la cadena pública RTÉ y el diario Irish Times indican que una "abrumadora mayoría" ha tomado una decisión que los medios califican de "histórica".Ambos sugieren que el 69% y el 68%, respectivamente, habrían respaldado la propuesta del Gobierno del partido Fine Gael, cuya reforma abriría la puerta a las terminaciones del embarazo sin restricciones durante las primeras doce semanas de gestación.El ministro de Sanidad, el democristiano Simon Harris —uno de los grandes impulsores del cambio—, recibió con cautela las cifras, aunque confió en que el sábado se levantará "en un país más compasivo, más bondadoso y respetuoso", según escribió en Twitter.Como ocurrió en la consulta de 2015 para legalizar el matrimonio homosexual, una parte significativa de la diáspora irlandesa se ha desplazado con cualquier medio de transporte a su disposición para no perderse una "oportunidad única en toda una generación", según pidió el primer ministro, Leo Varadkar, de 39 años, médico de profesión y abiertamente gay.Las redes sociales dieron testimonio del bullicioso tránsito, sobre todo de jóvenes, por los aeropuertos, puertos marítimos o estaciones de autobuses y trenes para llegar hasta los centros de votación.Fueron quince horas de jornada electoral para favorecer la participación de los 3,2 millones de personas convocadas por el Gobierno para decidir en esta consulta si suaviza la legislación vigente, cuyas restricciones obliga a miles de mujeres de este país a viajar cada año al extranjero para abortar, nueve a diario.Al cierre, se superaba en muchos de los centros de votación la participación de 2015 (62%), después de que el primer ministro hubiese previsto este juevesp que la alta afluencia a las urnas beneficiaría a la campaña del "sí".Dudas antes del referéndumLos partidarios y detractores de reformar la ley llegaron con dudas al referéndum, pues aunque las encuestas concedían ventaja al "sí", el "no" había reducido la diferencia en las últimas semanas y todavía quedan bastantes indecisos.Varadkar fue uno de los primeros políticos en votar, seguido de cerca por un gran número de medios de comunicación nacionales e internacionales, ante el gran interés que ha generado la posibilidad de que este país, aún mayoritariamente católico, elimine las duras restricciones del aborto, criticadas, entre otros, por la ONU y la Unión Europea (UE).En lado opuesto, el dirigente del Sinn Féin —tercera fuerza nacional— Peadar Toibin, que volvió a considerar que la futura ley abrirá la puerta a los "abortos a la carta", al tiempo que se eliminará de la Constitución el "derecho a la vida" de los "no nacidos".Toibin, uno de los activistas más visibles del "no" durante la campaña, representa la complejidad moral que tiene este asunto en Irlanda, donde los principales partidos, como el Sinn Féin, están con el Gobierno, pero han dejado que sus miembros actúen de acuerdo a sus principios.También los grupos provida y la Iglesia católica, aún influyente a pesar de los escándalos de abusos sexuales a menores, rechazan cualquier cambio, pues creen que dará paso a la terminación de embarazos de "no nacidos" con malformaciones físicas o psíquicas.El Gobierno ha pedido al electorado que se pronuncie sobre la eliminación de la llamada "octava enmienda", incluida en 1983 en la Constitución, y que garantiza de igual manera el derecho a la vida del "no nacido" y de la madre.De acuerdo con esta provisión, la ley promulgada en 2013 por el Ejecutivo del Fine Gael, la primera en la historia de Irlanda, solo permite la interrupción del embarazo en circunstancias excepcionales, como cuando la vida de la madre corre peligro, que incluye la amenaza de suicidio, pero no contempla casos de incesto, violación o malformaciones del feto.Si desaparece la "octava enmienda", el Gobierno, en el poder desde 2011, redactará una nueva legislación que podría permitir el aborto en Irlanda en todas las circunstancias durante las primeras doce semanas de embarazo y, en casos excepcionales, hasta las veinticuatro semanas.Tras el comienzo este sábado del recuento oficial, los primeros resultados provisionales podrían conocerse a mediodía, mientras que el definitivo se espera a última hora de la tarde.

    Leer más »
  • “Estad preparados para la guerra”, el panfleto que está llegando a todos los hogares suecos

  • Trump dice ahora que la cumbre con Kim Jong-un podría ser todavía el 12 de junio

  • Muere una de las tres supervivientes del accidente de avión de La Habana

  • El fantasma del ébola vuelve a África y ya son 9 los muertos en el Congo

Ultimas Publicaciones

Irlanda dice “sí” en el referéndum sobre la reforma del aborto, según los sondeos

EFE El país votaba este jueves pasar a de una ley de aborto de supuestos a otra de plazos.Irlanda ha aceptado reformar la Constitución para liberalizar la legislación vigente, una de las más restrictivas y controvertidas de Europa, en el referéndum sobre el aborto celebrado este jueves, en la que la alta participación ha resultado clave para la rotunda victoria del "sí", según los sondeos.Aunque el recuento oficial comienza este sábado por la mañana, dos encuestas efectuadas a pide de urna por la cadena pública RTÉ y el diario Irish Times indican que una "abrumadora mayoría" ha tomado una decisión que los medios califican de "histórica".Ambos sugieren que el 69% y el 68%, respectivamente, habrían respaldado la propuesta del Gobierno del partido Fine Gael, cuya reforma abriría la puerta a las terminaciones del embarazo sin restricciones durante las primeras doce semanas de gestación.El ministro de Sanidad, el democristiano Simon Harris —uno de los grandes impulsores del cambio—, recibió con cautela las cifras, aunque confió en que el sábado se levantará "en un país más compasivo, más bondadoso y respetuoso", según escribió en Twitter.Como ocurrió en la consulta de 2015 para legalizar el matrimonio homosexual, una parte significativa de la diáspora irlandesa se ha desplazado con cualquier medio de transporte a su disposición para no perderse una "oportunidad única en toda una generación", según pidió el primer ministro, Leo Varadkar, de 39 años, médico de profesión y abiertamente gay.Las redes sociales dieron testimonio del bullicioso tránsito, sobre todo de jóvenes, por los aeropuertos, puertos marítimos o estaciones de autobuses y trenes para llegar hasta los centros de votación.Fueron quince horas de jornada electoral para favorecer la participación de los 3,2 millones de personas convocadas por el Gobierno para decidir en esta consulta si suaviza la legislación vigente, cuyas restricciones obliga a miles de mujeres de este país a viajar cada año al extranjero para abortar, nueve a diario.Al cierre, se superaba en muchos de los centros de votación la participación de 2015 (62%), después de que el primer ministro hubiese previsto este juevesp que la alta afluencia a las urnas beneficiaría a la campaña del "sí".Dudas antes del referéndumLos partidarios y detractores de reformar la ley llegaron con dudas al referéndum, pues aunque las encuestas concedían ventaja al "sí", el "no" había reducido la diferencia en las últimas semanas y todavía quedan bastantes indecisos.Varadkar fue uno de los primeros políticos en votar, seguido de cerca por un gran número de medios de comunicación nacionales e internacionales, ante el gran interés que ha generado la posibilidad de que este país, aún mayoritariamente católico, elimine las duras restricciones del aborto, criticadas, entre otros, por la ONU y la Unión Europea (UE).En lado opuesto, el dirigente del Sinn Féin —tercera fuerza nacional— Peadar Toibin, que volvió a considerar que la futura ley abrirá la puerta a los "abortos a la carta", al tiempo que se eliminará de la Constitución el "derecho a la vida" de los "no nacidos".Toibin, uno de los activistas más visibles del "no" durante la campaña, representa la complejidad moral que tiene este asunto en Irlanda, donde los principales partidos, como el Sinn Féin, están con el Gobierno, pero han dejado que sus miembros actúen de acuerdo a sus principios.También los grupos provida y la Iglesia católica, aún influyente a pesar de los escándalos de abusos sexuales a menores, rechazan cualquier cambio, pues creen que dará paso a la terminación de embarazos de "no nacidos" con malformaciones físicas o psíquicas.El Gobierno ha pedido al electorado que se pronuncie sobre la eliminación de la llamada "octava enmienda", incluida en 1983 en la Constitución, y que garantiza de igual manera el derecho a la vida del "no nacido" y de la madre.De acuerdo con esta provisión, la ley promulgada en 2013 por el Ejecutivo del Fine Gael, la primera en la historia de Irlanda, solo permite la interrupción del embarazo en circunstancias excepcionales, como cuando la vida de la madre corre peligro, que incluye la amenaza de suicidio, pero no contempla casos de incesto, violación o malformaciones del feto.Si desaparece la "octava enmienda", el Gobierno, en el poder desde 2011, redactará una nueva legislación que podría permitir el aborto en Irlanda en todas las circunstancias durante las primeras doce semanas de embarazo y, en casos excepcionales, hasta las veinticuatro semanas.Tras el comienzo este sábado del recuento oficial, los primeros resultados provisionales podrían conocerse a mediodía, mientras que el definitivo se espera a última hora de la tarde.

Leer más »

“Estad preparados para la guerra”, el panfleto que está llegando a todos los hogares suecos

20MINUTOS La última vez que se hizo lo mismo fue en 1943, a las puertas de la II Guerra Mundial.Los suecos empiezan a temer por la desaparición del dinero en efectivo en el país.El gobierno de Suecia ha comenzado a enviar a los 4,8 millones de hogares del país un folleto de información pública que le dice a la población, por primera vez en más de medio siglo, qué hacer en caso de una guerra.Om krisen eller kriget kommer (Si viene la crisis o la guerra) es el título de este libreto, que explica cómo asegurar necesidades básicas como alimentos y agua, cómo descifrar las señales que indican riesgo de un ataque, dónde encontrar refugios antiaéreos y cómo contribuir a la "defensa total" de Suecia.El panfleto de 20 páginas, ilustrado con imágenes de sirenas, aviones de combate y familias que huyen de sus hogares, también prepara a la población para los peligros como los ataques cibernéticos y terroristas y el cambio climático, e incluye una página para identificar noticias falsas, según se explica en The Guardian. "Aunque Suecia es más segura que muchos otros países, todavía hay amenazas a nuestra seguridad e independencia", dice el folleto. "Si estás preparado, estás contribuyendo a mejorar la capacidad del país para hacer frente a una gran tensión".Folletos similares se distribuyeron por primera vez en Suecia en 1943, en el apogeo de la segunda guerra mundial. Las actualizaciones se emitieron regularmente al público hasta 1961, y luego a los funcionarios del gobierno local y nacional hasta 1991."La sociedad es vulnerable, por lo que debemos prepararnos como individuo", cuenta Dan Eliasson, de la agencia sueca de contingencias civiles, que está a cargo del proyecto. "También hay un déficit de información en términos de asesoramiento concreto, que es lo que pretendemos proporcionar con este libreto".La publicación surge cuando justo en el momento en el que el debate sobre la seguridad y la posibilidad de unirse a la OTAN se ha intensificado en Suecia a raíz de la anexión de Crimea en 2014 y de las recientes incursiones en el espacio aéreo y las aguas territoriales suecas por parte de aviones y submarinos rusos.El país ha comenzado a revertir los recortes del gasto militar y en 2017 realizó sus mayores ejercicios militares en casi un cuarto de siglo. Además, Suecia ha votado para reintroducir el reclutamiento y ha comenzado trabajos conjuntos con Dinamarca para contrarrestar los ciberataques procedentes, principalmente, de Rusia.

Leer más »