Inicio » Mundo » Macron, Le Pen y Fillon suspenden sus actos electorales tras el atentado en París

Macron, Le Pen y Fillon suspenden sus actos electorales tras el atentado en París

AGENCIAS

Presidenciales Francia - Debate

El ataque terrorista perpetrado este miércoles por la noche en los Campos Elíseos de París dio un vuelco a la emisión televisiva en la que participaban todos los candidatos a las presidenciales francesas, que tuvieron que improvisar reacciones, en las que algunos anunciaron que anulan sus últimos actos de campaña.

El aspirante de la derecha, François Fillon, y la de la extrema derecha, Marine Le Pen, fueron los primeros en avanzar que anularán los desplazamientos que tenían programados para este viernes, el último día de campaña de cara a la primera vuelta de los comicios del domingo. Ya de madrugada, el candidato socioliberal Emmanuel Macron se sumó a la decisión, y anunció que, "teniendo en cuenta la situación y la necesaria movilización de las fuerzas del orden para garantizar la seguridad", decidía tambén "anular todos los actos públicos" de la última jornada de campaña.

"La lucha contra el terrorismo debe ser la prioridad absoluta del próximo presidente de la República", subrayó Fillon en su última intervención en el programa de entrevistas de 15 minutos a todos los candidatos emitido por la cadena pública "France 2".

El conservador aprovechó para recordar sus propuestas en este terreno, en particular la de "una movilización mundial" mediante "una coalición internacional contra el totalitarismo islámico". Puntualizó que esa coalición no debería limitarse a la que actualmente lidera Estados Unidos, sino que debería incluir en particular a países como Rusia e Irán para ser eficaz.

Fillon recordó también su intención de impedir la vuelta de los franceses que se han integrado en grupos yihadistas de combate en Siria e Irak, a los que pretende aplicar una disposición penal de los años 1930 para retirarles la nacionalidad. En esa misma línea, pretende imputar y juzgar a las personas fichadas por los servicios secretos por radicalismo que se consideren peligrosas mediante el delito de "inteligencia con el enemigo".

El líder conservador también señaló que en el contexto generado por este atentado "no tiene sentido continuar con la campaña electoral", y quiso en primer lugar mostrar "solidaridad" con la policía, al recordar que un agente fue asesinado en el ataque de los Campos Elíseos, y que otros dos resultaron heridos graves.

"Pesadilla"

Marine Le Pen dijo que los acontecimientos de esta noche en esa avenida de París ponen en evidencia que "la pesadilla ha empezado una vez más" y afirmó haber sentido "un enfado sordo" porque a su juicio "no se hace todo lo posible para poner a nuestros compatriotas a resguardo" de las amenazas terroristas.

La presidenta del Frente Nacional rechazó la idea de que haya que acostumbrarse "al terrorismo islamista" y para evitarlo propuso "un plan de ataque" que pasaría por "el restablecimiento del control de las fronteras" de Francia y por "poner fin al laxismo y a la ingenuidad".

Para Le Pen, las fuerzas del orden "esperan algo más que compasión, esperan medios" para hacer frente al riesgo de atentados.

Emmanuel Macron, favorito de las encuestas para ganar los comicios, alertó de que "viviremos de forma duradera con estas amenazas", que "serán la cotidianeidad de los próximos años".

Macron, que hizo notar de que la misión principal del presidente de la República es, precisamente, proteger a la población, consideró que no hay que "ceder al miedo" ni "dar la impresión de que cedemos".

El candidato de la izquierda radical, Jean-Luc Mélenchon, además de enviar "un mensaje emocionado" a los familiares del policía asesinado, se esforzó en asegurar que "los criminales no quedarán nunca impunes en este país", y que tampoco se olvidará a sus cómplices.

Mélenchon, en cualquier caso, pidió a la población que no ceda al pánico y que no se interrumpa el "proceso democrático" de las elecciones.

El socialista Benoît Hamon, refiriéndose al atentado de los Campos Elíseos, estimó que "este acontecimiento nos recuerda que estamos en el centro de una crisis" caracterizado "por el asalto de fuerzas que detestan nuestra democracia", y dijo que "hay que ser implacables con esas fuerzas".