Inicio » Show » El Don Juan Gastronomíco que desaparece antes de pagar la cuenta
Luego de que varias mujeres lo denunciaran repetidas veces, el Don Juan Gastronómico fue descubierto. Se trata de Paul Gonzales, un hombre que consigue citas por Tinder y las lleva a cenar a restaurantes lujosos, desapareciendo poco antes de tener que pagar la costosa cuenta. Ya fueron varias las mujeres que cayeron en su trampa y lo denunciaron mediante las redes sociales. Según sus testimonios, Gonzales las lleva a comer, pide diferentes platos y al momento de tener que pagar la comida pone algún tipo de excusa para levantarse, y no vuelve mas, obligando a las mujeres a hacerse cargo de la cena. "Dijo que su tía estaba gravemente enferma y que su teléfono se estaba quedando sin batería, por lo que tenía que ir al auto a buscar el cargador. Nunca mas volvió", contó una de las víctimas de este estafador. De acuerdo con el diario ABC, varias de las mujeres engañadas decidieron unirse y preparar una demanda contra el Don Juan Gastronómico. ¡Un sinvergüenza!

El Don Juan Gastronomíco que desaparece antes de pagar la cuenta

Luego de que varias mujeres lo denunciaran repetidas veces, el Don Juan Gastronómico fue descubierto. Se trata de Paul Gonzales, un hombre que consigue citas por Tinder y las lleva a cenar a restaurantes lujosos, desapareciendo poco antes de tener que pagar la costosa cuenta.

Ya fueron varias las mujeres que cayeron en su trampa y lo denunciaron mediante las redes sociales. Según sus testimonios, Gonzales las lleva a comer, pide diferentes platos y al momento de tener que pagar la comida pone algún tipo de excusa para levantarse, y no vuelve mas, obligando a las mujeres a hacerse cargo de la cena. "Dijo que su tía estaba gravemente enferma y que su teléfono se estaba quedando sin batería, por lo que tenía que ir al auto a buscar el cargador. Nunca mas volvió", contó una de las víctimas de este estafador.

De acuerdo con el diario ABC, varias de las mujeres engañadas decidieron unirse y preparar una demanda contra el Don Juan Gastronómico.

¡Un sinvergüenza!