Inicio » Pais » Schiaretti, del partido amistoso a la pulseada por los porotos

Schiaretti, del partido amistoso a la pulseada por los porotos

Como buen futbolero, muchas veces Juan Schiaretti suele recurrir al lenguaje de la tribuna para describir una realidad política. Ayer por la mañana, fue contundente: “Esto es un partido amistoso; el partido por los porotos será en octubre, cuando se elijan los diputados”, afirmó el gobernador, luego de sufragar.

Bien entrada la tarde, los primeros datos que llegaron al Centro Cívico generaron cuotas de alivio en el oficialismo provincial: la tendencia marcaba que Hacemos por Córdoba estaría en los dos dígitos, por encima de los pronósticos que marcaban las encuestas previas.

Los números finales ubicaron a la lista del oficialismo provincial en 16,75%, más cerca de la ansiada segunda banca que de la única que anticipaban los sondeos.

Dos horas antes de que se comenzaran a conocer los resultados oficiales, Carlos Gutiérrez, primer candidato de Hacemos por Córdoba, alejado de cualquier triunfalismo y más cerca del alivio, pregonaba: “Ahora, en octubre vamos por la segunda banca”, aseguraba el candidato schiarettista.

Más allá de las declaraciones públicas, en el peronismo cordobés manejaban anoche otro dato alentador para sus chances de llegar al 18 por ciento y aspirar a renovar las dos bancas que vencen en diciembre: habría un cinco por ciento de votos nulos por errores a la hora de cortar boleta.

“Tenemos dos meses para trabajar y militar el corte de boleta. Es el último esfuerzo”, les dijo Gutiérrez a los más allegados, en un comando de campaña que denotaba tranquilidad, muy distante de la euforia del 12 de mayo pasado, cuando Schiaretti consiguió su reelección con más del 57 por ciento de los votos.

Boleta corta ratificada

Más allá del amplio triunfo nacional de la fórmula Fernández-Fernández, los funcionarios schiarettistas se apuraron a asegurar que el gobernador ratificará su estrategia electoral de sostener la boleta corta para octubre.

“Con estos resultados provinciales y nacionales, estamos más convencidos que nunca de que tenemos grandes chances de renovar las dos bancas que se nos vencen en diciembre. Córdoba necesita diputados para defender a la provincia en el Congreso”, argumentó un integrante de la mesa chica política del schiarettismo.

Hay una pregunta, aún sin respuesta: ¿los resultados de las Paso cambiarán la distante relación que tienen Schiaretti y el candidato presidencial Alberto Fernández?

El gobernador está convencido de que fue correcta su estrategia electoral de no jugar por ninguna fórmula presidencial.

Cree que el próximo presidente tendrá que sentarse a negociar con todos los gobernadores, y Córdoba es la segunda provincia del país.

De todos modos, con el amplio triunfo de ayer, el candidato presidencial impulsado por Cristina Fernández también puede decir que ganó este primer capítulo de la carrera presidencial sin el apoyo de Schiaretti.

Más allá del veredicto de las urnas, cerca de la medianoche, cuando las cifras oficiales marcaban una derrota contundente del presidente Mauricio Macri, un hombre cercano al gobernador compartió su preocupación por lo que vendrá.

“El que crea que esta noche (por anoche) se confirmó sólo una derrota electoral, está equivocado. El tema es cómo sigue el Gobierno nacional, con esta economía sostenida con alfileres”.

La definición no salió de boca de Schiaretti, pero sí de uno de los hombres que suelen interpretar fielmente su pensamiento.

La preocupación por la situación nacional que sobrevolaba anoche en el Centro Cívico, seguramente es compartida por todos quienes tienen responsabilidades de gestión en el país.

Se viene una campaña electoral de dos meses y medio, con un resultado casi imposible de revertir para el oficialismo nacional.

En este contexto, los peronistas cordobeses no ocultan su inquietud, porque pueden venir días complicados.

Córdoba no es una isla, como suele decir Schiaretti. Las finanzas públicas provinciales hace varios meses que vienen encendiendo luces amarillas, por la caída de la recaudación.

Con los resultados confirmados, en el Gobierno provincial están convencidos de que la dirigencia de todo el país no sólo tendrá que pensar en los comicios del 27 de octubre, sino en cómo se llega a esa fecha.

Pedido. Carlos Gutiérrez, conforme con la elección del PJ local. "Vamos por dos bancas", aseguró. (Ramiro Pereyra)