Inicio » 2019 » diciembre » 08

Archivos diarios: 8 diciembre, 2019

Deuda y pobreza, el desafío urgente de Fernández

Mauricio Macri dice que deja un Estado más ordenado, transparente y con la macroeconomía en equilibrio y en condiciones de propiciar el crecimiento. Alberto Fernández afirma que hereda un “desastre” y pide paciencia, porque “no va a ser fácil” poner al país “de pie”. Ocurre en todas las transiciones. Tampoco es una excepción que hay urgencias por atender, desde la deuda hasta el dengue y el congelamiento de tarifas por, al menos, seis meses. Ya sea por mala administración, desidia o decisión política, la gestión de cualquier gobierno baja el ritmo en sus últimos meses. Más cuando hubo una elección que ordenó un cambio de administración. Áreas clave quedaron a la deriva incluso antes del 27 de octubre, porque, después de las elecciones primarias de agosto, comenzó la salida de funcionarios que descreían de la posibilidad de “darlo vuelta”. Esas situaciones y otras más profundas, como el drama de la deuda, el aumento de la pobreza, la reaparición de enfermedades que estaba erradicadas y la recesión económica le marcan a Fernández una cancha con el campo de juego inclinado hacia su propio arco. Tendrá que poner a su gestión a tomar decisiones rápidas y con escaso margen de maniobra, casi sin lugar para errores que pudieran profundizar la parálisis económica, que enfurezcan al mercado financiero o que agraven el malestar social. El margen de maniobra también estará dado por el equilibrio de poder que tendrá que manejar, con mucha muñeca, Fernández hacia el interior de su coalición, que tiene como centro de gravitación a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien no sólo armó el espacio y aportó los votos para la victoria, sino que también tendrá el control casi pleno del Congreso, con ella como jefa del Senado, la cámara revisora. El viernes, en su búnker del opulento barrio de Puerto Madero, Fernández juntó a todos sus ministros designados. Y dejó varios mensajes: no hay descanso para nadie hasta nuevo aviso. Tendrán que trabajar sábados y domingos, de corrido. Se vienen 90 días vertiginosos, dijo. Pidió interacción. Y, como reveló él mismo ayer en declaraciones radiales, paciencia a aquellos cuyas carteras no sean prioritarias. Ginés González García, en Salud, y Daniel Arroyo, en Desarrollo Social, tienen prioridad. “La única prioridad en este tiempo son los que están mal. Es el 40 por ciento de la gente que cayó por debajo de la línea de pobreza. Son los abuelos que han perdido recursos y derechos. Esos son los principales, los únicos privilegiados. Hay que pensar en ellos”, aseguró. Salud En diálogo con La Voz, González García dijo el viernes que su primera tarea será la de revisar los stocks y la distribución de vacunas. Cuatro gobernadores ya le informaron que en sus distritos faltan vacunas para bebés de 3, 5 y 15 meses. Reclamaron la vacuna antimeningococo, menveo y dosis contra el sarampión. “La última vez que faltaron vacunas fue en el 2000/2001, cuando 200 mil chicos de corta edad no recibieron las dosis”, recordó. El sarampión y el dengue son las dos mayores urgencias para quien ya fue ministro de Salud entre 2003 y 2007. Se está preparando una amplia y agresiva campaña de concientización sobre la proliferación del Aedes aegypti, el mosquito transmisor el dengue. En Misiones ya se confirmaron al menos seis casos de dengue, lo que significa que el fenómeno se adelantó por lo menos dos meses. Temen un rebrote como el de 2016, cuando hubo 14 mil casos. “El tema de salud es un desastre. Es un ministerio absolutamente destruido”, se quejó ayer Fernández. Pobreza Otra de las prioridades será la puesta en marcha del plan “Argentina contra el hambre”. Arroyo, también en diálogo con este diario, explicó que actualmente en la Argentina hay ocho millones de personas que reciben asistencia alimentaria a través de asignaciones, de las cuales el 25 por ciento de ellas son para madres que tienen chicos menores de 6 años. Ese grupo será prioritario. A través del Banco Nación, se entregarán dos millones de tarjetas para la compra de alimentos sin IVA. Deuda El ministro de Economía, Martín Guzmán, viajará nuevamente a los Estados Unidos para continuar con la renegociación de la deuda que comenzó hace dos semanas. Al FMI ya le anticipó que no quiere más desembolsos, pero que también necesita dos años de gracia para que el país comience a pagar los 45 mil millones que el organismo le desembolsó a Mauricio Macri, de los cuales quedan 1.700 millones en el Banco Central. Y negociará con el denominado “comité de acreedores”, integrado en Nueva York por fondos de inversión como Greylock Capital, BlackRock y T. Rowe Price Group y los bancos Citi y BNP Paribas, que tienen bonos soberanos de la Argentina. Guzmán quiere reperfilar. Y la contraparte estaría de acuerdo, según fuentes financieras, pero buscarán que se capitalicen los intereses no percibidos durante el período en el que no cobrarán. También Fernández tendrá que auxiliar a Axel Kicillof. En 2020, las provincias enfrentarán vencimientos por cuatro mil millones de dólares. De esa suma, 2.705 millones son de Buenos Aires. Y, de ese monto, el 78,3 por ciento debe ser pagado en el primer semestre. Sólo en enero vencen 725 millones, según un informe de Martín Kalos, economista jefe de la consultora Elypsis. Energía En el área energética, que conducirá el misionero Sergio Lanziani, se está trabajando ya en dos sentidos. “No va a haber aumento de tarifas por muchos meses”. Serían al menos seis. Así, según fuentes del área, se postergarán todos los aumentos para la electricidad y para el gas que Macri había diferido a mediados de año, en plena campaña electoral. Y ya hubo reuniones con las petroleras para reactivar Vaca Muerta, tras una caída del 45 por ciento en la producción. El Gobierno quiere que YPF sea la punta de lanza de la política destinada al megayacimiento no convencional. Y se enviará un proyecto de ley al Congreso para nuevas regulaciones que den previsión a los inversores. Ingresos Los ministros de Trabajo, Claudio Moroni, y de Producción, Matías Kulfas, tendrán reuniones con la CGT y con la UIA en el marco del acuerdo económico y social. El jefe sindical de la UPCN, Andrés Rodríguez, anticipó que está de acuerdo con frenar las paritarias al menos por seis meses a cambio de una suma de dinero que sea fijada por un decreto presidencial. Pero quiere consensuar el monto y los plazos. Por el contrario, Ctera espera un llamado a la paritaria nacional docente para principios de febrero. Ayer, el secretario adjunto del gremio de Camioneros, Pablo Moyano, dijo que él y su padre, Hugo, están de acuerdo con una suma fija para los empleados públicos y asalariados con ingresos más bajos. Pero aclaró que su sector, que en junio cerró un incremento salarial del 23 por ciento por seis meses, irá a la carga en enero por un 30 por ciento más hasta completar el año. “No podemos quedar debajo de la inflación”, aseguró. Y dijo que el sindicato hará todas las medidas que deba hacer para que las empresas de la cámara Faddeac paguen. Hay aquí una posibilidad enorme de cortocircuito con el Gobierno. “Todos los sectores están representados en este gabinete” El presidente electo Alberto Fernández afirmó ayer que los integrantes del gabinete que presentó el viernes tienen “ganas de salir a comerse la cancha”, anunció que se prorrogará el debate del Presupuesto hasta marzo o abril y dijo que “ciertos” medios lo quieren “hacer pelear” con sus colaboradores y con la vicepresidenta electa, Cristina Kirchner. Así lo afirmó en entrevistas que brindó a radio Diez y a La Red, luego de haber presentado públicamente al equipo de funcionarios que lo acompañará en la gestión a partir del martes. En una de esas notas, reveló que les pidió “prudencia” a los integrantes del gabinete ante la prensa, y consideró que con esas designaciones “todos los sectores están representados”. Destacó especialmente las “cualidades” de Martín Guzmán –que estará al frente del Ministerio de Economía–, de las que “nadie puede dudar”, y agregó que “participa de mi idea de no seguir pagando deuda ahogando a los argentinos”. Dijo que entre sus primeras medidas “buscará otorgarles medicamentos gratuitos a los jubilados que cobran la mínima” y sostuvo que el sistema de salud está “destrozado”. Destacó que Guzmán “está sumamente calificado” para ese puesto y rechazó las críticas de quienes lo denuestan porque vive en el exterior: “Son los mismos que aseguran tener experiencia de gestión y destruyeron a la Argentina”. “Conoce a la Argentina a la perfección, conoce los números mucho mejor que algunos funcionarios del gobierno actual”, dijo, y agregó que “además conoce el tema de la deuda y cuenta con un enorme reconocimiento del Fondo Monetario Internacional (FMI), que lo tiene como un guía técnico muy importante”. En tanto, aseguró: “A partir del 10 de diciembre vamos a cambiar el rumbo para poner a la Argentina de pie”, pero dijo “que no va a ser fácil” y que “se caminará paso a paso para reconquistar los derechos perdidos” durante los últimos años. Sobre la prensa, agregó que “ciertos medios deben revisar sus prácticas porque la sociedad además lo percibe”. Prioridades: Líneas de la nueva gestión Algunos de los procesos que arrancan el martes próximo. FMI.El ministro de Economía, Martín Guzmán, volverá a viajar a Estados Unidos para continuar la renegociación de la deuda. Tarifas. Se postergarían todos los aumentos de electricidad y de gas que Macri había diferido a mediados de año, en plena campaña. Salud. Desde algunas provincias reclaman vacunas básicas del calendario. Y hay riesgo de un brote de dengue en algunas regiones. Gabinete. Alberto Fernández presentó el viernes a los funcionarios del nuevo gobierno. No hubo muchas sopresas. Cuatro de los 20 ministerios serán liderados por mujeres. (Télam)

Leer más »

Ramón Mestre: No hay otro intendente que haya hecho más cloacas, desagües y pavimento

Ramón Mestre ya empezó a sacar sus cosas del despacho que utilizó los últimos ocho años, en el primer piso del Palacio 6 de Julio, la sede de la Municipalidad de Córdoba. Por ejemplo, las fotos con su padre, que tenía colgadas hasta hace poco. En ese mismo lugar recibió el decreto de traspaso de su predecesor en la intendencia, Daniel Giacomino. Y confiesa que sacar sus cosas lo conmueve. Mestre defiende su gestión. Asegura que es el intendente que más cloacas, desagües y pavimento hizo. Pese a “gobernar en tiempos difíciles”, como reza el eslogan de los últimos avisos de su gestión. –¿Qué balance hace de sus ocho años en el cargo? –Me ha tocado gobernar en tiempos muy difíciles, la primera etapa con el kirchnerismo al frente del gobierno nacional. Las autonomías municipales para ellos no existían; era hacer arrodillar a todos y a cada uno de los gobernadores e intendentes. Con una Municipalidad totalmente desfinanciada, sin inversiones ni infraestructura acorde con un municipio de estas características. Y con una superpoblación de 14.233 empleados. Eso significó, durante los primeros tres, casi cuatro años, que debiéramos ordenar el municipio. Y trabajar fundamentalmente en obras de cloacas y desagües. Si buscan en los anales de la historia, no van a encontrar un intendente que haya hecho tanta obra de cloaca como yo: 230 kilómetros de red fina. Y 45 desagües que no se ven, pero dan beneficio a 400 mil cordobeses que hoy no se inundan. Después, encontrarnos con un gobierno provincial con el que tuvimos siempre buen diálogo; con uno y con otro (José de la Sota y Juan Schiaretti), salvo en el segundo gobierno justicialista, por la diferencia que terminó con un planteo. –¿Era mejor la relación con De la Sota que con Schiaretti? –No. Había diálogo, existió diálogo con los dos. Pero, en el contexto, estoy planteando un gobierno con un aparato de publicidad muy pero muy potente en relación con sus obras. Y eso también significó un contrapunto muy grande para las cosas que nosotros hacíamos. Mientras ordenábamos, mientras hacíamos obras para abajo, el aparato difusor evidentemente generaba coyunturas muy distintas de la visibilidad de la sociedad, entre las cosas que hacía uno y otro. Arrancamos en un momento muy difícil, con muchas complicaciones, y terminamos la gestión mucho mejor que lo que nosotros la recibimos. –¿Qué quedó por hacer en transporte? –Tomamos una decisión que ningún intendente en Córdoba ni en la Argentina tomaba desde 1994: licitar. Parece una cosa liviana, sencilla. Pero implica cambios, mover intereses. Yo avancé sin vacilaciones, y la muestra fueron los más de 50 paros que nos hizo la Unión Tranviarios Automotor (UTA), porque no quería que cambiáramos el sistema. En aquel momento salían 640 colectivos por día y llegaban 400, porque las unidades estaban destruidas. Hoy, la flota más moderna del país es la que tiene la ciudad de Córdoba: 960 colectivos que funcionan. ¿Faltan cosas? Claro, faltan cosas, y ahí tienen parte de autocrítica. ¿Frecuencias? Sí, claro. Pero si yo hago 250 obras durante cuatro años en distintos lugares de la ciudad, más la conflictividad que tiene el país en estos últimos tiempos, con cortes en las calles, con responsabilidad de hacer cumplir la Constitución por parte de la Policía, los fiscales y la Justicia de esta provincia, eso afecta las frecuencias. –Es distinta la situación en la basura, servicio que, si bien se privatizó, queda en él una enorme cantidad de empleados que dependen del municipio. Y hay cuestiones irresueltas, como la recolección diferenciada, el enterramiento sanitario y los basurales. –El intendente Ramón Bautista Mestre y el intendente Ramón Javier Mestre bajaron la cantidad de empleados. Es tan fuerte el dato que ignorarlo, para mí, es una postura absurda. Encima, hay otros servicios que incorporé: cinco parques educativos; 12 centros de salud; el servicio de protección de niños y adolescentes; cinco piletas; seis polideportivos; de 57 centros de salud que había, hoy el 100 por ciento de los 100 centros de salud tienen servicio de odontología. En relación con la basura, tomamos las decisiones que creíamos necesarias para tratar de mejorar las condiciones del servicio. Las encuestas que tenemos son buenas. Con la recolección diferenciada, hemos vuelto a la senda de Rubén Martí, que después tres intendentes dejaron de llevar adelante. El tema de la basura tiene que ver con un cambio cultural. ¿Yo soy el responsable de los 100 microbasurales que hay? Gastamos fortunas para limpiarlos. He secuestrado vehículos, metido presa gente, y todas las medidas necesarias. El próximo intendente, al ser del mismo sector político que el gobernador, tal vez cuente con el apoyo de la Policía que yo no conté. El Código de Convivencia Provincial dice que, si alguien tira o arroja basura, debe ir preso. Y yo no he visto ningún policía que haya llevado adelante esa decisión. Puse en marcha Recuperando Valor, con contenedores para recuperar vidrio, papel... Hubo cosas en las que me equivoqué, pero vamos por la buena senda. Hay otros temas que son externos a mí en cuanto a la resolución. Por ejemplo, el predio para la disposición final de los residuos. La iniciativa fue mía. Eso no se resolvió. Está en la Justicia. –¿Reivindica al Esop como una buena decisión? –Sí. Un contrato formal por ocho años se tiene que valorar. Ningún otro lo hizo. Tenemos un instrumento legal que la ciudad no tenía desde hace muchos años. Ahora podés avanzar. Antes tenías la emergencia constante. El Esop fue una decisión para ahorrar costos en impuestos. Bajó la estructura de gastos: no tiene ganancias. –¿Y por qué la dirigencia del Surrbac está toda en el Esop? –Ellos venían de Crese. Los que no estaban allí están en las empresas. No los mandamos ahí porque sea del Estado. Y, desde hace 10 días, todos los empleados del Esop tienen control de asistencia por el iris y por la huella dactilar. –¿Qué balance hace sobre los convenios urbanísticos? –Han sido una muy buena herramienta para llevar adelante prácticas y acciones que desde tiempo inmemorial se hacían en Córdoba, pero sin devolución a los vecinos. Se ha finalizado el 98 por ciento de las obras comprometidas. Hay un uno y medio por ciento en ejecución y otro medio por ciento que el gobierno que viene tiene que hacer. Nuestra gestión, entre lo hecho y lo licitado, invirtió 350 millones pesos en Bajo Grande. Ramón Mestre, intendente de Córdoba.

Leer más »