Inicio » Pais » Fernández y Córdoba, una relación cada vez más tensa

Fernández y Córdoba, una relación cada vez más tensa

A menos de una semana de asumir la presidencia y cuando se cumplió el sexto aniversario de la huelga policial que alimentó la grieta entre el cristinismo y el PJ cordobés, el presidente electo Alberto Fernández opinó que los cordobeses “no creen en el peronismo”.

El futuro jefe del Estado no se quedó ahí. También relativizó la condición de peronista del gobernador Juan Schiaretti. “El peronismo que gobierna la provincia se identifica con algo que llaman el cordobesismo, que oculta mucho su condición peronista”, disparó Fernández, quien hoy tiene una fría relación con el mandatario provincial.

Alberto Fernández dejó estas declaraciones en el canal porteño C5N, el martes por la noche.

Desde el Gobierno de Córdoba evitaron polemizar con el sucesor del presidente Mauricio Macri.

Ayer, el gobernador no se refirió directamente a los dichos de Fernández, pero en un encuentro con productores agropecuarios reiteró su posición en defensa del campo.

“El campo es la economía regional cordobesa y por eso, para Córdoba, siempre es necesario defender nuestra economía regional. Defender el campo. Cuidar el campo es cuidar nuestra economía”, afirmó.

Esta posición de Schiaretti es la que genera más ruido entre los albertistas.

10 días atrás, Schiaretti había hablado por primera vez de “defender al campo”.

Según pudo reconstruir La Voz con base en fuentes cercanas al presidente electo, esta posición del gobernador generó molestia en Alberto Fernández, quien con su equipo económico estarían analizando un incremento de las retenciones agropecuarias.

Para los albertistas, el mandatario cordobés intenta quedar bien con el electorado del interior provincial. Pero saben que deberá recurrir a la Casa Rosada para financiar el déficit de la Caja de Jubilaciones de Córdoba y para “patear” para adelante los vencimientos de la abultada deuda provincial (más del 95 por ciento está en dólares).

Sin respuesta

Fiel a su estilo, Schiaretti ordenó ayer que ningún funcionario provincial saliera a responderle al presidente electo (ver página 5).

Como lo hizo en su momento con Mauricio Macri y en su primer mandato con Cristina Fernández, el gobernador trata de llevar personalmente la relación personal con el presidente de turno.

Schiaretti reiterará que tendrá una “muy buena” relación institucional con el próximo Gobierno nacional.

Y, como un gesto de acercamiento, reasumirá su mandato el martes próximo a las 20, porque antes estará presente en el Congreso nacional para presenciar la jura de Alberto Fernández como presidente de la Nación.

Carlos Gutiérrez, el titular del bloque Córdoba Federal en la Cámara de Diputados, manifestó que los diputados del PJ cordobés acompañarán las iniciativas del Poder Ejecutivo, “siempre y cuando, no perjudiquen a Córdoba”, aclaró el legislador de Río Cuarto.

Ayer, desde el entorno del presidente electo trataron de minimizar los dichos de Alberto Fernández. “No sé por qué tanto barullo”, le dijo un futuro funcionario nacional a un periodista de La Voz en Capital Federal.

Es más, por la tarde, en Córdoba corrió la versión de que el presidente electo había llamado al gobernador para “tranquilizar las aguas”. Esto no fue confirmado por el Centro Cívico.

Sin embargo, en Buenos Aires descartaron de plano este rumor. “No hay ninguna posibilidad de que Alberto haya llamado al gobernador de Córdoba”, señaló alguien que tendrá un cargo relevante en el próximo gobierno nacional.

Temas pendientes

En sus declaraciones a C5N, Alberto Fernández les apuntó a dos de las principales preocupaciones de Schiaretti, respecto a la relación con la futura gestión albertista: el rojo de la Caja de Jubilaciones y el endeudamiento externo.

Como está dicho, desde el Centro Cívico nadie quiso hablar ayer de las declaraciones del presidente electo.

Aunque respecto a la negociación con la Caja de Jubilaciones, días pasados, fuentes oficiales de la Provincia remarcaron que los aportes de la Nación para Córdoba y para el resto de las provincias “no son un favor”.

Se trata, aseguran, de acuerdos de financiamientos de los sistemas previsionales provinciales que figuran en una ley aprobada por el Congreso nacional.

En cuanto al endeudamiento externo, los funcionarios schiarettistas insisten en que no es un problema “grave”.

Las mayores dificultades por los vencimientos serán en el año 2021, cuando esperan que el Gobierno nacional ya haya resuelto la difícil negociación que se avecina con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Como sea, los dichos de Alberto Fernández no pasaron inadvertidos en el Centro Cívico, pero por ahora Schiaretti seguirá la misma estrategia que tuvo con Cristina Fernández: proponer diálogo y no mostrarse confrontativo.

Desde 1946, el PJ fue la fuerza política que más gobernó la provincia

Córdoba, ¿es refractaria al peronismo? “La opinión de Alberto Fernández no es otra cosa que una descripción de una realidad histórica. El peronismo en su vertiente pura siempre ha tenido dificultades para consolidarse en Córdoba, desde su propio nacimiento”, opina el historiador Daniel Gattás.

“Pero, a partir de que la alianza encabezada por el PJ llegó al poder en 1999, el hecho se fue agudizado por los discursos de De la Sota y Schiaretti, que debido a la conflictiva relación que mantuvieron con los Kirchner, idearon inteligentemente una estrategia de un peronismo ‘acordobesado’ y con impronta singular, lo que les dio resultado”, agrega.

Repasando la historia, surge un dato que muestra que la estrategia de Schiaretti y de De la Sota ha dado resultado: con ellos, el PJ ha gobernado más que la UCR.

Desde 1946, año en el que Juan Domingo Perón se consagró como presidente por primera vez, el PJ tuvo seis gobernadores elegidos en las urnas: Juan San Martín, Atilio Antinucci, Raúl Lucini, Ricardo Obregón Cano, José Manuel de la Sota y Juan Schiaretti.

Sumaron (con el período actual de Schiaretti) unos 8.500 días, lo que equivale a unos 23 años.

Pero, cuando Schiaretti complete los próximos cuatro años, esa cifra crecerá a 9.962 días: 27 años.

El radicalismo, por su parte, consagró a Argentino Auchter, Arturo Zanichelli, Justo Páez Molina, Eduardo Angeloz y Ramón Mestre. En total, los cinco sumaron 7.851 días (casi 22 años).

El resto de los gobiernos fueron intervenciones federales o de facto, que manejaron la provincia por unos 10.512 días, casi 29 años.

Hay algunas curiosidades. Por ejemplo, que Argentino Auchter, elegido en 1946, era un radical que hizo un acuerdo con el Partido Laborista (que llevaba como candidato en la Nación a Perón) . O que Zanichelli venía del “frondizismo” y, con la UCR, fue beneficiado por los votos del PJ.

05-12-2019-dias-en-el-poder-WEB_1575512256.jpg
Juntos. El 10 de julio pasado, Schiaretti recibió a Fernández en el Centro Cívico. La reunión fue fría. (La Voz / Archivo)